La educación ambiental, más allá de la resolución de problemas empíricos: Lucie Sauvé

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

25 de marzo de 2011

La educación ambiental se desarrolla más allá de la solución de problemas empíricos, de la gestión ambiental y de la modificación de los comportamientos cívicos, ya que invita a una construcción ética, un actuar crítico, un compromiso político y adoptar un enfoque proactivo, señaló la doctora Lucie Sauvé, profesora de la Universidad de Quebec en Montreal, Canadá.

En la conferencia magistral “Investigación y acción social: un tejido complejo y fecundo de interacciones en el campo de la educación ambiental”, que presentó durante el Segundo Congreso Nacional de Investigación en Educación Ambiental para la Sustentabilidad, Sauvé indicó que tanto educadores como sociedad, deben visualizar a la investigación y la educación, como espacios de compromiso socio-ecológicos, que contribuyan a un eco-desarrollo.

La transmisión de la educación ambiental, según la especialista, implica la construcción del educador ambiental como un eco-pedagogo, que considere a la educación formal y no formal, como estrategias para desarrollar proyectos colectivos en pro del medio ambiente.

Ante investigadores, docentes y estudiantes reunidos en el Salón Barroco del Edificio Carolino, la especialista de la Universidad de Quebec afirmó que la complejidad de la tarea educativa aborda cuestiones socio-ecológicas complejas, en la perspectiva de transformar el ambiente.

“La educación ambiental es un proceso que consiste en aprender juntos en el transcurso de una tarea cognitiva, o por medio de un proyecto de acción social; es aprender a movilizar los saberes, para transformar las realidades socio-ecológicas y al mismo tiempo a sus actores”.

Finalmente la doctora Licie Sauvé cuestionó ¿Pueden separarse el compromiso profesional en la investigación, la manera de comprometerse personalmente con el mundo en materia ambiental y el compromiso social en relación a los temas candentes (como la emergencia nuclear de Japón), que agitan nuestras sociedades?.

A lo que respondió que si no se da una separación de la identidad de sus componentes éticos y de valores en éste sentido, tal vez esto no sea posible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*