Con su “vida loca”, los cholos reproducen una cultura demeritada por los prejuicios

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

cholos25 de marzo de 2011
*Sufren discriminación y segregación, dijo el sociólogo Mauricio Ramírez
*Tomaron elementos de sus pares del sur de California
*La violencia es un mecanismo para sobrevivir

Los cholos en Ciudad Nezahualcóyotl tienen una forma de vida con estructuras materiales simbólicas, físicas e ideológicastomadas de los cholos originarios del sur de California, Estados Unidos, que hoy reproducen como cultura.

La violencia de las iniciaciones y las peleas porel territorio, así como su modo particular de vestir, de hablar, su costumbrede tatuarse y expresarse a través del grafiti es la forma en quereproducen su cultura.

Estas manifestaciones, calificadas con prejuicio,han llevado a muchos a estimar a los cholos como una subcultura ocontracultura, en muchos casos los medios masivos de comunicación losidentifican como un grupo delictivo, señaló Mauricio Ramírez Gómez, egresado de Sociología por la UAM, en su participación en el ciclo de conferencias La Metroen el Metro. Un paseo por el conocimiento.

El sociólogo, quien realizó una investigación sobreel grupo cholo Wanderers 13, de la colonia Benito Juárez, municipio deNezahualcóyotl, indicó que la cultura es una producción de fenómenos quecontribuye, mediante la representación o reelaboración simbólica de lasestructuras, a comprender, reproducir o reformar el sistema social.

Sostuvo que los cholos detentan su propia cultura yla reproducen a través de lo que denominan su “vida loca”, que se caracterizapor un gran arraigo al barrio y apego a la familia, el uso del jersey oprendas holgadas y una devoción nacionalista a la Virgen de Guadalupe.

También se define por la aplicación de tatuajes dedados cayendo –que indican el número de participantes en una golpizainiciática–, redes de telaraña o las caras de dos payasos, uno riendo y otrollorando.

Explicó que la violencia es una forma funcional deactuación, un mecanismo de sobrevivencia: a más violencia, más respeto de otrosgrupos.

Pormenorizó que algunos de los miembros de la Wanderers 13 son jóvenes que emigraron a Estados Unidos a buscar oportunidadesde trabajo y regresaron por diferentes circunstancias, pero ya con estaaculturación.

Aclaró que pese a la idea prejuiciosa de que todoslos cholos se dedican a actividades ilegales, el grupo estudiado, en sumayoría, estaba ocupado en el comercio informal y ejercía diversos oficios, aunque no es posible asegurar, dijo,  que ninguno de ellos realice actividades criminales.

Lo que es una realidad es que la consecuencia de esta forma de vida haderivado en segregación, discriminación y falta de oportunidades para losmiembros de este grupo cholo.

Créditos: UAM/Dirección de Comunicación Social/uam.mx /Boletín 113/11

Imagen: dianalovers.blogia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*