En marcha, en el CCADET, laboratorio de manufacutra aditiva

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La tecnología usada recibe el nombre de Modelado por Deposición Fundida y emplea una suerte de soldadora que deposita capa tras capa de polímero para crear la pieza solicitada.
La tecnología usada recibe el nombre de Modelado por Deposición Fundida y emplea una suerte de soldadora que deposita capa tras capa de polímero para crear la pieza solicitada.

15 de enero de 2011

• En el nuevo espacio del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM se pueden crear desde reproducciones de piezas artísticas y óseas hasta vehículos futuristas
• Las instalaciones estarán a disposición de instituciones universitarias y de los sectores público y privado, pues la meta es hacer de éste un espacio económicamente autosustentable, explicó José Manuel Saniger Blesa, director del CCADET

Sea una bicicleta a escala, un cráneo a tamaño natural o unas pinzas, todo puede realizarse en el nuevo Laboratorio de Manufactura Aditiva, que forma parte del Laboratorio Universitario de Ingeniería de Diseño y Manufactura Avanzada del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET); la única condición para elaborar una de estas piezas es que los modelos estén en formato STL.

Este lugar, que emplea una tecnología llamada Modelado por Deposición Fundida (FDM), es capaz de crear piezas aplicables en las ramas del conocimiento más variadas, inclusive en artes y humanidades.

“El único límite es la imaginación”, aseguró el director del CCADET, José Manuel Saniger Blesa, al poner en marcha este espacio.

Tener un laboratorio con estas características abre nuevos horizontes tecnológicos, porque conjunta dos factores cruciales: equipo de manufactura avanzada y especialistas capaces de diseñar prácticamente toda pieza solicitada, algo que se traduce en reproducciones útiles para profesionistas de las más diversas áreas.

Un médico puede tener acceso a una reproducción ósea en polímero, un ingeniero a una pieza hidráulica inexistente en su país o un escultor a una copia fiel de las miniaturas de Rodin o Miguel Ángel, entre algunos ejemplos.

“Todo esto se puede lograr con el equipo que tenemos; sin embargo, hay que subrayar que las máquinas pueden estar a la vanguardia, pero a fin de cuentas no son inteligentes, y si no las alimentamos con propuestas originales, se desperdicia su potencial. Por ello, contamos con un grupo de ingeniería capaz de crear diseños complejos, resolver problemas en diferentes áreas y herramientas para llevar planos a la realidad física”, agregó.

El laboratorio está abierto a cualquier instancia de la Universidad Nacional y de los sectores público y privado para apoyar el desarrollo científico, tecnológico y social del país. “Uno de los objetivos es hacer de éste un laboratorio económicamente autosustentable”, expuso.

“Iniciaremos una red de colaboración con facultades, institutos y centros, y si bien los servicios ofertados no serán gratuitos, sí se contará con beneficios para estas instituciones universitarias”.

Las impresoras tridimensionales recién adquiridas permitirán entender mejor un diseño; “al echar mano de un modelo físico, aumenta la comprensión y tratamiento del problema o situación a resolver”, aseguró.

¿Cómo funciona?

“Se proporciona un modelo computacional en tercera dimensión convertido a formato STL para enviarlo a la máquina, después el software lo asimila y desarrolla por capas. Por eso se llama impresora 3D, sólo que en lugar de inyectar tinta, extrude un hilo termoplástico fundido que se deposita en capas”, explicó.
A esta tecnología se le llama Modelado por Deposición Fundida y emplea una suerte de soldadora que deposita capa tras capa de polímero, abundó Arnold Veron, encargado de ventas de Latinoamérica de la marca de máquinas STRATASYS.

Se trata de equipo de fácil manejo en la rama industrial y educativa. Es una herramienta sencilla; sólo se necesita hacer un diseño, procesar el archivo, enviarlo a la máquina y ésta crea el modelo. No sólo sirve para prototipos, sino para partes finales y funcionales.

“Queremos que los estudiantes de nivel superior utilicen nuestros productos, por ello tratamos de brindar apoyo a las universidades, y la UNAM es la primera en Iberoamérica en tener una máquina como ésta”, añadió.

Para concluir, Saniger Blesa anunció que este año se inaugurará el Laboratorio Universitario de Ingeniería de Diseño y Manufactura Avanzada (LUIDIMA), del que forman parte estos equipos, además de una cortadora por chorro de agua, y máquinas herramientas avanzadas de control numérico y de múltiples ejes.

Créditos: UNAM-DGCS-030-2011/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*