DESARROLLAN EN LA UNAM PROTOTIPO DE AIRE ACONDICIONADO ECOLÓGICO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

• El diseño inicial utiliza energía solar y eléctrica
• Con su implementación, se podrían obtener beneficios ambientales, económicos y energéticos, aseguró el encargado del proyecto, David Franco Martínez

Especialistas de la UNAM desarrollaron un prototipo de aire acondicionado ecológico, que utiliza la mitad de energía eléctrica de uno convencional, y el resto de su requerimiento lo obtiene de la luz solar.

El modelo, elaborado en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, funciona con un sistema de absorción, que trabaja con una mezcla de agua y bromuro de litio. El agua hace la función de refrigerante, y se logra enfriar hasta cinco grados centígrados, indicó David Franco Martínez, encargado del proyecto.

El concentrador de energía solar y el colector plano de alta eficiencia aprovechan la luz del Sol, y brindan energía calorífica para hacerlo funcionar. “Probamos cuál de los dos sirve mejor”, explicó.

El encargado del Laboratorio de Diagnostico Energético de la entidad, explicó que la mezcla se introduce en un generador, donde se forma la interfase con el sistema solar, para hacerlo funcionar como lo hacen los frigobar, por medio de un ciclo de absorción. “La diferencia radica en que el calor utilizado en esos aparatos se obtiene de una resistencia eléctrica, y en este sistema, se obtiene del Sol”.

El colector plano, instrumento más usado, captura la energía del astro y calienta el agua a 80 grados centígrados, temperatura requerida para iniciar el ciclo de enfriamiento. “Ésta se envía al generador, separamos el refrigerante –agua– y el bromuro de litio, se evapora el líquido, de ahí pasa por un condensador que lo vuelve líquido, y se convierte en frío, y éste recircula a través de un serpentín para, con el ventilador, enfriar el lugar”, detalló.

Con este proceso se consigue una temperatura de 22 grados centígrados, es decir, confortable.

De ahí, relató, el vapor de agua que enfrió el recinto y el calor extraído se envía al absorbedor para que la mezcla se vuelva a juntar e inicie la recirculación del fluido por medio de una bomba, e inicia nuevamente el ciclo.

El aire acondicionado solar genera 1.5 toneladas de refrigeración, cerca de cinco mil kilowatts, que se traducen en energía eléctrica (consumo de un sistema convencional); no obstante, con éste se utiliza la mitad, pues el resto de la energía proviene del Sol, a través de los sistemas mencionados.

Esto, expuso, representa un doble beneficio; por cada kilowatt-hora que se consume, se emiten entre 500 y 600 gramos en promedio de CO2 a la atmósfera. La finalidad es que estos equipos reduzcan un kilogramo o kilogramo y medio la emisión de los contaminantes, al dejar de consumir energía eléctrica a través de un sistema convencional por compresión.

Al sustituir un equipo de aire acondicionado eléctrico por uno solar, se podría reducir el consumo de energía. Las casas habitación gastan alrededor de seis mil pesos en el verano de electricidad; con un sistema solar habría una reducción hasta del 50 por ciento.

Se busca un doble beneficio: económico y ambiental. El único contra, aclaró, es que por ahora los dispositivos representan una inversión significativa.

El equipo, en el que se ha trabajado desde 2005, tendría un costo de 30 mil pesos, pero con una vida útil de 20 años; mientras que uno convencional dura, “a lo mucho, una década”.

Sin embargo, destacó, pretendemos que para su aplicación y uso se obtenga un subsidio o convenios con alguna empresa interesada en realizar el prototipo y producirlo a gran escala, sin olvidar que es 100 por ciento un producto universitario.

Existen sistemas industriales que funcionan a través de energía solar, pero estas tecnologías no son explotadas ni aplicadas a nivel residencial; por ello, el aire acondicionado ecológico pretende ser funcional, para un problema real.

La incorporación de la fotovoltaica —generación de electricidad por medio de paneles fotovoltaicos, dispositivos semiconductores que al recibir radiación solar se excitan y provocan saltos electrónicos, generando una pequeña diferencia de potencial en sus extremos— es el siguiente paso a experimentar en este sistema.

Con ello, concluyó, se podría reducir hasta en un 20 por ciento el consumo de electricidad, porque cuando más aire fresco se necesita, es cuando la radiación solar es mayor.

Fuente:
Boletín UNAM-DGCS-111
dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*