Bachilleres hacen primera práctica en el Observatorio Astronómico

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 02 de julio de 2018 — Agencia de Noticias UN-

El proyecto, que forma parte del “Programa alternancia escuela-trabajo”, se realiza en la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Bogotá del 18 de junio al 6 de julio, y comprende actividades como depurar el inventario de equipos y organizar y catalogar información asociada con las actividades que realiza el Observatorio Astronómico Nacional, para divulgarlas al público en general. 

“Realizar una práctica empresarial en instituciones académicas de alto nivel es, sin duda, algo que se debe potenciar como una extraordinaria manera de promover espacios de encuentro entre niños y jóvenes con investigadores y temáticas científicas”, explica el profesor Santiago Vargas Domínguez, director de Investigación y Extensión de la Sede Bogotá (DIEB).

El programa contempla un promedio de 40 a 80 horas de trabajo, según el acuerdo con la institución educativa, y en algunos casos incluye la participación en eventos especiales como los Clubes de Ciencia Colombia 2018, en los que se contó con la asesoría de magísteres y doctores en física, química y matemáticas, entre otros.

“Vemos carreras relacionadas con física y matemáticas como algo inalcanzable, por lo que ser parte de los Clubes de Ciencia fue una experiencia muy entretenida”, destaca la estudiante Ilona Gaitán, de décimo grado del Gimnasio Alessandro Volta, quien pensaba estudiar Lenguas, pero ahora no descarta seguir Física.

El profesor Giovanni Pinzón precisa que la idea es que los estudiantes se familiaricen con el quehacer científico y los diversos equipos que se emplean en el Observatorio –como telescopios, cámaras, adaptadores, oculares, material de revelado y ampliadoras–, con el fin de estimular la formación en ciencia.

Ver para aprender

El programa cuenta con la participación permanente de docentes y estudiantes, quienes además de explicar las distintas actividades que se realizan en el Observatorio, amplían la información sobre la utilidad y la forma de usar los equipos.

“Al comenzar a trabajar en el inventario del cuarto oscuro encontramos varias cámaras de rollo, muy viejas, cuyo funcionamiento desconocíamos; también encontramos un papel de 1960 que no nos pareció muy importante, pero que ahora identificamos como unas notas para revelar el color, escritas a mano por el profesor Jorge Arias de Greiff, quien fue director del Observatorio durante muchos años”, destaca Valentina Jamaica, otra alumna del Gimnasio Alessandro Volta.

Acostumbrada a que entre sus amigas del colegio se hicieran comentarios respecto a que el estudio de las ciencias es una actividad que privilegia a los hombres, para la estudiante resulta evidente que soplan nuevos vientos para cambiar esa tendencia.

Mariana Celis, estudiante del Colegio Andino, considera que la organización del archivo fotográfico ha sido una experiencia que le ha permitido conocer más sobre el trabajo de observación que se realiza en territorios como el Desierto de la Tatacoa y La Guajira, además de aspectos relacionados con las partes del telescopio y cómo armarlo, o las condiciones que se deben tener en cuenta para hacer un buen trabajo.

“Prácticamente tengo decidido que quiero estudiar Física, y gracias a esta pasantía he podido conversar con profesores que me han recomendado algunos libros”, comenta la estudiante.

Tener estas experiencias antes de iniciar una carrera resulta fundamental para que los jóvenes que cursan últimos años de educación media tengan una idea más clara sobre lo que será estudiar estas carreras y su futuro desempeño profesional.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*