Crea investigadora politécnica suplemento alimenticio para ganado bovino

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 de marzo de 2018

La investigadora politécnica, Vanessa Natalie Orta Guzmán, desarrolló un suplemento alimenticio para el ganado a base de cogollo, que es un residuo de la caña de azúcar, con gran potencial y a un costo económico.

A través de estudios se ha demostrado que la producción de azúcar de caña es una industria fundamental en la economía de nuestro país y, a la vez, una importante fuente productora de biomasa orgánica que puede ser empleada como alimento animal o energía.

La estudiante de maestría en Tecnología Avanzada del Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA), Unidad Altamira, realizó el trabajo “Aprovechamiento de Residuos Agroindustriales: Cogollo de Caña de Azúcar (Puntas de Caña)”.

Explicó que el cogollo, resultado de la punta y hojas verdes de la caña, con el tratamiento adecuado y suplementado es una excelente opción para ser un alimento técnica y económicamente sustentable para el ganado bovino.

“La elaboración de este suplemento será de gran utilidad en temporadas de sequía y escasez de pastos, ya que en nuestro país anualmente se producen 50 millones de toneladas de caña de azúcar, de las que 14 millones corresponden al cogollo de caña” agregó Orta Guzmán.

Entre las pruebas realizadas, bajo la asesoría y supervisión del Dr. Jorge Aurelio Lois Correa y la Dra. Elvia Margarita Romero Treviño, asesores de tesis respectivamente, se elaboró un suplemento para ganado bovino a base de cogollo, se hizo una predigestión con un tratamiento alcalino utilizando hidróxido de sodio al 11.5 por ciento y una solución de melaza-urea al 9.5 por ciento.

Lo anterior dio como resultado un alimento final suplementado con pasta de soya, sorgo, vitaminas y minerales con un alto contenido proteico final.

Tras obtener este suplemento se hicieron pruebas a dos grupos de vacas; al que se le agregó a su pastura y se obtuvo que a quienes se les agregó a su pastura logró un incremento en su peso de 44 kilógramos, mientras que al que no se le agregó sólo aumentó 14 kilogramos.

Boletín IPN C-124/2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*