Familias de niños con cáncer sufren de ansiedad y depresión

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 07 de marzo de 2018 — Agencia de Noticias UN-

El miedo a la muerte del ser querido, el dolor que pueda sentir el menor en el tratamiento o los factores económicos, además de las dificultades con las EPS, son algunas de las preocupaciones que aseguran sentir los cuidadores que acompañan el proceso de los niños diagnosticados. 

Desde la valoración hasta los procesos de quimioterapia, los niños y sus cuidadores atraviesan un camino de emociones, cuyos signos de ansiedad y depresión no son considerados como un trastorno mental, según lo explica la doctora María Ximena de la Ossa, especialista en Psiquiatría de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

Según la investigación realizada a 259 cuidadores de niños diagnosticados con algún tipo de cáncer en el Instituto Nacional de Cancerología, el 4.2 % de los participantes, entre ellos padres de familia y acudientes, presentaron trastornos psiquiátricos después del fallecimiento del menor.

Aun cuando la Organización Mundial de la Salud señala que los casos de cáncer en menores de 18 años son muy escasos y no representan ni el 5 % de la tasa de morbilidad en el planeta, en Colombia se diagnostican 1.400 nuevos casos de cáncer infantil cada año.

Diagnósticos a cuidadores

De los 259 cuidadores evaluados, el 58 % eran responsables de pacientes masculinos y 42 % de pacientes de género femenino. El 45 % de la muestra estaba a cargo de menores con leucemia, seguido del 32 % con tumores sólidos, 12 % con linfoma y un 11 % con tumores en el sistema nervioso central.

Según la caracterización sociodemográfica, el promedio de edad de la muestra fue de 36.7 años. El 83 % de los cuidadores eran mujeres, muchas de ellas madres de los pacientes, por lo general su estado civil era unión libre y el 48 % se dedicaba a las labores del hogar. Sin embargo, el 61 % de los responsables no eran de Bogotá y la mayoría pertenecía al estrato 1.

Después de evaluar las variables sociodemográficas se aplicó la Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión (HAD), un instrumento con el que se clasifican los síntomas emocionales de los cuidadores. Las personas que tuvieron un puntaje superior a 7 pasaban a una entrevista psiquiátrica semiestructurada con la especialista.

Tras aplicar la escala HAD, 143 cuidadores no presentaban síntomas de ansiedad o depresión. De los otros 116 evaluados con la entrevista, el 34 % presentaban un diagnóstico de ajuste, es decir que tuvieron síntomas asociados a estrés, pero que no manifestaban un trastorno depresivo mayor, sino una reacción al duelo.

“Tales estados no configuran un trastorno ni depresivo ni ansioso. De hecho, se encontró que los cuidadores buscan la forma de superar el momento en un estado de resiliencia. Son papás que como sea salen adelante y tienen mecanismos de afrontar la situación, pese a que su nivel socioeconómico y de escolaridad sea muy bajo.”, explica la psiquiatra.

Tan solo en 11 cuidadores se encontró un trastorno psiquiátrico relacionado con la enfermedad del niño, con una prevalencia del 4.2 % con signos de estrés que debieran ser tratados.

Los efectos adversos del cáncer infantil en sus cuidadores se ven reflejados en las recaídas tumorales, reacción a los medicamentos y la etapa de quimioterapias de los niños, no obstante lo que sienten los familiares y acudientes no llega a ser un trastorno.

Cabe señalar que en algunas clínicas tanto los pacientes como sus familiares son atendidos por psicólogos o psiquiatras, dependiendo de su estado, desde el diagnóstico hasta en la etapa de tratamiento o fallecimiento del menor.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*