Pastoreo rotatinuo, estrategia para manejar pasturas de manera eficiente

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

MEDELLÍN, 05 de marzo de 2018 — Agencia de Noticias UN-

Los esquemas de manejo de pastoreo rotacionales convencionales se enfocan en la planta y favorecen que el ganado consuma la máxima cantidad de forraje ofrecido en determinada área.

Por el contrario, el pastoreo rotatinuo tiene en cuenta a los animales, ya que son los que “indican cuál es momento óptimo de entrar a una pastura para que esta sea consumida (defoliada) por ellos”, afirma Alejandra Marín Gómez, estudiante del Doctorado en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín.

Para la implementación del pastoreo rotatinuo es necesario definir alturas de pasto óptimas pre y pospastoreo para cada especie de forraje en la que los animales maximizan la velocidad de consumo (tasa de consumo). En este caso se trabajó con pasto kikuyo, predominante en sistemas de producción de lechería en Antioquia.

La investigadora evaluó diferentes alturas de manejo de prepastoreo: 10, 15, 20, 25 y 30 cm. Los resultados mostraron que la altura ideal de manejo fue de 20 cm, ya que correspondió a la máxima ingestión de forraje. Alturas de pasto inferiores disminuyen la tasa de consumo hasta en un 30 % e incluso puede ser mayor en el caso de mayores alturas.

El hallazgo tiene impacto en la ganadería tradicional, cuyo manejo de pastoreo es rotacional, generalmente por franjas, en las que normalmente la gestión del pasto se basa en los días de rebrote que puede ser de hasta 45 días, lo que puede corresponder a alturas superiores a 40 cm; sin embargo depende de las condiciones climáticas.

Con base en ese esquema de manejo se ha establecido que la altura óptima de salida de los animales de un potrero debe corresponder al 40 % de la altura ideal de entrada; para el caso del pasto kikuyo es de 12 cm.

“Aunque los productores podrían asociar esa altura pospastoreo con pérdidas de forraje, realmente representa es una inversión para el siguiente ciclo de pastoreo, ya que las hojas remanentes facilitan los procesos de crecimiento de las plantas”, afirma la investigadora.

En este sentido, el sistema de pastoreo rotatuino es de alta frecuencia y baja intensidad, lo que permite beneficiar tanto a los animales como a las plantas.

Con la altura ideal de prepastoreo propuesta se espera que el ganado aumente el consumo diario de pasto y de manera consecuente sea más productivo, lo que tiene un impacto ambiental positivo al disminuir las emisiones de metano por litro de leche o kilo de carne producido.

La investigación se desarrolló en Santa Catarina (Brasil) con el Grupo de Investigación en Ecología del Pastoreo de la Universidad Federal del Río Grande del Sur.

Emisión de metano

De las emisiones de gases efecto invernadero generadas por actividades humanas, la ganadería es la responsable de cerca del 14 %, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés). Se calcula que alrededor del 44 % de ellas se dan en forma de metano, el cual resulta de un proceso digestivo en el rumen de bovinos.

Las técnicas más accesibles y usadas para estimar emisiones de metano son realizadas en laboratorios, por las dificultades de hacerlo con animales en condiciones de pastoreo.

Sin embargo, el Laboratorio de Biotecnología Ruminal de la Facultad de Ciencias de la Sede, dirigido por el profesor Luis Alfonso Giraldo, estandarizó un método internacionalmente aceptado: la técnica de hexaflorudo de azufre (SF6), que consiste en medir el gas metano (de efecto invernadero) emitido por eructos de vacas Holstein, en este caso mediante collares de PVC y tubos ubicados cerca de la boca y la nariz de los animales.

La investigación sugiere que proponer metas de pastoreo que incrementen el consumo, además de cuantificar las emisiones de metano, permitirá lograr sistemas más productivos.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*