Aves de producción requieren bienestar para su óptimo desarrollo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 22 de enero de 2018 — Agencia de Noticias UN-

Estas variables fueron analizadas por estudiantes de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quienes indagaron sobre las condiciones que se podrían optimizar en la producción de estas aves para mejorar su bienestar sin afectar su rendimiento. El estudiante Nicolás Andrés Victorino explicó que según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) los lugares de alta producción pueden presentar problemáticas en el mantenimiento de las aves. Por ejemplo en las jaulas convencionales las gallinas no pueden desarrollar comportamientos habituales importantes para ellas como anidar, posarse, buscar comida y tomar baños de polvo.

En jaulas pequeñas amobladas se puede presentar picoteo de plumas y canibalismo por parte de animales sin pico recortado, mientras que las aves de pastoreo están expuestas a un alto riesgo de enfermedades parasitarias.

A esto se suma que las jaulas que limitan el movimiento de las aves  pueden acelerar la osteoporosis, ya que se produce debilitamiento de los huesos y estas llegan a sufrir fracturas de sus patas y alas.

En el proyecto se identificaron algunos aspectos a considerar para el bienestar de las aves de producción, como por ejemplo que el medio en el que se desarrollen los pollos debe contar con condiciones térmicas adecuadas, evitando niveles extremos de calor, frío y humedad; así mismo se deben exponer a un periodo apropiado de luz, es decir que esta sea suficiente y les permita encontrar su alimento y agua sin mayor dificultad. Además, cada 24 horas se les debe proveer un periodo adecuado de oscuridad, para facilitar su descanso y evitar el estrés.

Y aunque los pollos de engorde pueden adaptarse a distintos niveles de ruido, lo mejor es minimizar su exposición a los más fuertes. Igualmente deben tener una dieta especial que satisfaga sus necesidades y contar con agua libre de contaminantes.

Cuando los animales permanecen en lugares húmedos pueden presentar dermatitis de contacto, varias lesiones y color negro en ciertas regiones de la piel. “Esto llega a causarles dolor e incentivar la presencia de bacterias. Por eso las camas de las aves se deben mantener secas, cambiarse y desinfectarse correctamente”, explica la investigación.

En el caso de los pollos de engorde que son criados en suelos elevados, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés) recomienda que los galpones se construyan y mantengan de manera que soporten adecuadamente a los animales, no les provoquen heridas y permitan retirar el estiércol.

Para garantizar un bienestar constante también es importante hacer inspecciones diarias que permitan identificar los pollos enfermos o heridos y tratarlos o sacrificarlos humanitariamente según el caso; así  mismo, reconocer cualquier problema que se presente.

En el trabajo también participaron los estudiantes Valeria Lugo, María Fernanda Lagos, Cristhian Alejandro Plazas y Juan Esteban Zuluaga.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*