Residentes médicos recibirían hasta tres salarios mínimos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 08 de enero de 2018 — Agencia de Noticias UN-

Así lo explica el doctor José Ricardo Navarro, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) y presidente de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (SCARE), ampliando que un residente es un médico graduado que está cursando una especialidad, pero también tiene a cargo la atención clínica de pacientes.

Además de estudiar, el residente debe cumplir turnos, participar en seminarios, someterse a la evaluación semanal de su servicio e incluso desempeñar labores de docencia. “Tiene un papel no solo asistencial al atender a los pacientes, sino que también cumple un papel académico y docente porque debe capacitar a otros estudiantes”, detalla el doctor Navarro.

Se estima que en Colombia cerca de 5.000 residentes, además de pagar el costo de la matrícula de su especialidad, deben costear su alimentación, seguridad social y, en muchos casos, vivienda. En promedio la residencia puede durar entre tres y cuatro años que, sumados a los de la carrera profesional y las prácticas, representan más de 10 años de esfuerzo que no son compensados con un pago justo.

“El residente debe trabajar donde sea para solventar las deudas que ha adquirido para su formación universitaria, lo que puede ocasionar que pierda humanismo por la profesión al ver el trabajo en los centros médicos como una obligación”, agrega el doctor Navarro.

Para hacerle frente a esta situación se radicó en el Congreso de la República un proyecto de ley que busca instaurar el pago de por lo menos tres salarios mínimos para los residentes médicos, además de seguridad social y prestaciones sociales.

Además se propone que las matrículas tengan límite, es decir, que no haya abuso por parte de las universidades en altos costos para cursar una especialidad, puesto que, según datos de la Asociación Nacional de Internos y Residentes (Anir), en Colombia están alrededor de los 25 millones de pesos.

Al tiempo se busca que el residente sea reconocido como un profesional en formación, pueda tener un contrato laboral con las instituciones prestadoras de servicios de salud pública y privadas, y disponga de instalaciones y comodidad necesaria para desempeñarse.

La iniciativa es apoyada por varias organizaciones, entre las que se encuentran la Anir, la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina (Ascofame) y la Federación Médica Colombiana (FMC), entre otras.

La representante a la Cámara, Sara Elena Piedrahita, del Partido de la U, es la autora de este proyecto de ley por medio de cual se crea el Fondo Nacional de Residencias Médicas y se reglamenta el Sistema de Residencias Médicas en Colombia, que ya superó los dos debates en Cámara de Representantes y está pendiente de rendir ponencia para primer debate en el Senado.

El doctor Navarro agrega que, según explicó el senador Roy Barreras, los recursos provendrían del dinero disponible en el fondo de los premios y loterías que no se han adjudicado, es decir que no han sido reclamados. También sería financiado –según el texto radicado y presentado en Cámara de Representantes– con recursos del presupuesto nacional, dineros destinados a financiar el programa de becas crédito y aportes de las IPS en las que los residentes realicen sus prácticas.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*