De dónde vienen los celulares y para dónde van

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 15 de junio de 2017 — Agencia de Noticias UN-

Algunos de los aspectos que contempla la guía son los materiales con los que está fabricado un celular, es decir si han sido extraídos de una zona de conflicto, con los perjuicios ambientales que esto genera, además de la posibilidad de conocer el estado en que se encuentran las piezas que lo integran y cómo darles un mejor uso.En este documento, Gustavo Rincón, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), realiza un recorrido para ofrecerle al lector información social, ambiental y técnica sobre tres casos que ejemplifican los procesos que se llevan a cabo en la industria, y sus posibles alternativas.

“Más allá de ser una guía, la intención es educar a los miembros de las comunidades y a los grupos de diseño”, precisa el futuro diseñador industrial.

En el primer caso, compara la extracción de metales esenciales para la fabricación de celulares en territorios con conflictos armados –también conocidos como “metales de sangre”, para el caso de El Congo–, en contraste con el de empresas como Fairphone, de Holanda, que extrae materiales desvinculada del conflicto que atraviesa el país.

En el segundo caso, la guía explica la metodología de una aplicación que le permite al usuario saber con antelación si su celular tendrá algún tipo de falla en el futuro cercano, y cuál será el impacto ambiental y social que puede generar.

La propuesta del estudiante es diseñar una interfaz ambiental conformada por diagramas, infografías y estudios, a través de la cual el usuario pueda conocer de primera mano el origen y la composición de los distintos materiales que integran su teléfono, junto con el posible impacto ambiental que se genera cuando el aparato o alguna de sus partes no se reciclan adecuadamente.

El tercer apartado se concentra en los aspectos sociales, tomando como ejemplo los procesos propuestos en España como el de alquilar el celular en vez de comprarlo, además de la posibilidad de masificar el uso de teléfonos celulares modulares.

“Igual a lo que se viene haciendo con algunos computadores, la idea de esta iniciativa es que el usuario pueda configurar su celular de acuerdo con sus requerimientos particulares, tal como se viene haciendo desde hace algunos años en países nórdicos, Holanda y Alemania, entre otros”, precisa el estudiante.

Prácticas como desechar los celulares porque tiene fallas en alguno de sus componentes –por ejemplo una cámara– se podrían evitar gracias a la posibilidad de vincular las diversas partes que integran un teléfono móvil.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*