Trump, nueva era para las relaciones internacionales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 23 de enero de 2017 — Agencia de Noticias UN-

En eso coinciden los profesores Stanley Malinowitz y Germán Nova, de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).Aunque la elección de Trump supuso un duro golpe para la política tradicional de los Estados Unidos, en términos generales el cambio no sería tan radical como muchos pudieran suponer, asegura el internacionalista Malinowitz. “Como ya se ha podido ver, su discurso de presidente electo comienza a ser diferente al de candidato, pero esto no significa que deje de existir incertidumbre frente a lo que será su gestión”.

Sobre la posición internacional que asumiría Trump para América Latina, en general no habría mayores cambios debido a que históricamente los gobiernos tanto demócratas como republicanos han estado alineados frente a los intereses económicos y políticos que tienen en la región: por un lado, estar atentos al mantenimiento de las democracias y, por otro, velar por los intereses económicos estadounidenses a través de los tratados de libre comercio (TLC).

En lo que respecta a la revisión de los TLC que prometió el magnate, le sería difícil reestructurarlos completamente debido a los inmensos intereses económicos y a la presión que hay dentro de EE. UU. para mantener ciertos privilegios ganados con dichos acuerdos. En este aspecto, el país más vulnerable es México, porque el mayor interés comercial del Gobierno entrante es revisar el NAFTA.

En cuanto a la posición que asumirá frente a Cuba, el experto de la FCE de la U.N. opina que el nuevo presidente tendría que ceder ante la enorme presión empresarial, la cual quiere llegar a la isla para desarrollar sus negocios. “Hay que recordar que si bien Donald Trump no forma parte del establishment político, sí lo es del económico, como uno de los multimillonarios más reconocidos de New York; por tanto, se puede esperar lo que haría en ese sentido”.

Quizás una de las promesas de Trump más factibles de cumplirse en el corto o mediano plazo es el de las deportaciones masivas de inmigrantes ilegales; de concretarse, el país más afectado también sería México, puesto que la llegada masiva de compatriotas significaría una presión enorme para su sistema laboral. Esto, sumado a una eventual renegociación del NAFTA, sumiría a la nación azteca en una crisis.

En el caso de países como Venezuela y Colombia, se continuaría con los mismos lineamientos: en el primer caso, un apoyo indirecto a la oposición del Gobierno de Nicolás Maduro, y en el segundo, la continuidad del apoyo a ”Paz Colombia”, el nombre dado al conocido Plan Colombia.

Comercio en incertidumbre

En lo que tiene que ver con el comercio internacional, el profesor Germán Nova –experto en comercio exterior y economía asiática– observa que es posible que en la era Trump cambien las dinámicas del comercio internacional entre Estados Unidos y el resto del mundo, dado el carácter proteccionista que el nuevo mandatario le dará a su país.

“Él quiere revisar el NAFTA, que es el tratado de libre comercio de Norteamérica, y está decidido a anular los avances logrados con Transpacífico, un proyecto que está pendiente de aprobación en el Congreso. Las dos situaciones generan incertidumbre frente a lo que se viene en materia de comercio exterior para los próximos años. Si bien los efectos de la globalización han sido nefastos –por el aumento de la inequidad entre las naciones y en ellas mismas, por la erosión las clases medias–, Trump no propone algo concreto para hacer frente a esto”, asegura el docente.

En su opinión, esta nueva realidad se vio reflejada en la más reciente cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés), realizado en Lima en noviembre pasado. Allí China comenzó a redefinir su papel como potencia comercial mundial ante la posible salida del acuerdo del país norteamericano.

El profesor Nova sostiene que el país asiático quiere potenciar su enorme liderazgo en temas de comercio internacional, como bien lo anunció el presidente Xi Jinping en el APEC, cuando habló de la importancia del libre comercio, el mercado laboral, la cooperación internacional, el apoyo a las pequeñas empresas y a la seguridad alimentaria. Estos son asuntos que, por lo pronto, no están en la agenda de Trump, quien ha prometido enfocarse en los asuntos domésticos.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*