Iones de aluminio facilitan tratamiento integral de lixiviados

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

MEDELLÍN, 21 de octubre de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Esta técnica, diseñada por estudiantes de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, consiste en el tratamiento de lixiviados (líquidos que resultan de los residuos sólidos) a través del método de electrocoagulación con iones de aluminio, material versátil y económico. El proyecto consta de tres unidades: a la primera llega el líquido o lixiviado y se estandariza el caudal; luego sigue la sedimentación y por último la electrocoagulación, que funciona como reactor. Esta última unidad tiene placas de aluminio a las que se les proporciona electricidad, lo que permite soltar tres iones para generar un coagulante. Tal estado hace “que la materia orgánica, el hidrógeno y el dióxido de carbono se encaucen formando un lodo en la superficie”, explicó María Paula Velásquez, estudiante de Ingeniería Ambiental.

Una cuarta unidad se encarga de sacar ese residuo y verterlo –añadió la estudiante– previa caracterización del relleno sanitario para conocer cuál sería el caudal del diseño y las características que se le podrían modificar.

Según la estudiante, lo novedoso del proyecto es la “trampa de grasa”, que es precisamente la que se encarga de recoger los residuos haciendo un trabajo completo.

El sector analizado por los estudiantes fue el Oriente Antioqueño, subregión que cuenta con potencial hídrico importante y que necesita un adecuado manejo ambiental. Pese a que se necesita un estudio más amplio, por medio de la investigación se encontró que los rellenos sanitarios de 12 municipios estudiados recirculan sus lixiviados o los vierten al suelo.

“Tenemos que poner nuestra unidad, de modo que tengan dos partes de diferente altura, porque hay una zona que funciona con gravedad, que es desde el estandarizador de caudal hasta el electrocoagulador principal”, aseguró.

El proyecto nació porque no existe una caracterización de los datos sobre los lixiviados, pero también porque algunas empresas no manejan los líquidos lixiviados que se filtran entre los residuos y que son comunes en los rellenos sanitarios.

“Por desconocimiento del manejo, los planes ambientales y la estructura legal ambiental no se tiene un tratamiento de los lixiviados, cuando la necesidad de hacerlo es una norma”, dijo la estudiante Velásquez.

Solo a algunos rellenos sanitarios se les hace tratamiento, pero no se les hace seguimiento, según la investigadora, quien comentó que esto se ha evidenciado con base en las sanciones educativas encontradas.

En ese sentido, la normativa en la que se basó el estudio fue la Resolución 0631 de 2015, “por la cual se establecen parámetros y los valores límites máximos permisibles en los vertimientos puntuales a cuerpos de aguas superficiales y a los sistemas de alcantarillado público”.

“Cuando empiece a regir, en 2017, habrá sanciones monetarias para los municipios, de ahí que la sugerencia es que cada vez que se adelanten otros estudios sobre lixiviados, se acoja este proyecto”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*