Estrés agudo mejora la memoria espacial

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 23 de septiembre de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Estos fueron los resultados obtenidos por Ginna Paola Urueña Méndez, magíster en Psicología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien realizó un experimento en ratas con el fin de indagar los efectos positivos del estrés en la consolidación de la memoria espacial, encargada de registrar la información sobre el entorno y permitir la orientación.Desde que cursaba sus estudios de pregrado como psicóloga, la profesional ha trabajado junto con la profesora Marisol Lamprea, en investigaciones sobre los efectos negativos del estrés en procesos de memoria. Sin embargo, durante la realización de su maestría, la estudiante indagó específicamente los efectos positivos del estrés en la consolidación y almacenamiento de la memoria espacial.

El estrés, entendido como la exposición a situaciones emocionalmente demandantes, puede llegar a tener distintos efectos dependiendo de la fase de la memoria que es evaluada. La fase de adquisición, cuando se obtiene nueva información, fue analizada en el estudio a partir la capacidad de aprender a ubicarse en el espacio con base en los mismos elementos allí presentes; la consolidación de la memoria hace referencia al proceso de almacenamiento de la información aprendida y, por último, la fase de recuperación consiste en volver a actuar con base en la información consolidada.

Para esta investigación, se tuvo en cuenta el efecto del estrés agudo, es decir, la exposición corta y de una sola aplicación. El trabajo fue desarrollado en ratas como modelos experimentales, con el objetivo de analizar los mecanismos cerebrales que ocurren durante el proceso.

Los animales fueron entrenados en el laberinto de Barnes, que consiste en un dispositivo circular comúnmente utilizado en experimentos psicológicos para analizar la memoria espacial, posteriormente, la mitad de las ratas fueron sometidas a estrés por restricción de movimiento. Un día después, el grupo presentó una prueba en el laberinto, en donde se observó que los animales sometidos a estrés manifestaban un mejor desempeño; es decir, actuaba de manera positiva en la consolidación de la memoria.

Tras la experimentación realizada en el laboratorio de neurociencias de la Universidad, fueron identificados los cambios en las neuronas a partir del efecto del estrés agudo en la memoria espacial. Uno de los procesos evaluados fueron cambios epigenéticos en determinadas proteínas del cerebro, además, se destacó que esta reacción identificada en la estructura cerebral de las ratas ocurre de la misma manera en los humanos.

La importancia de esta investigación se traduce en la elaboración de nuevas estrategias pedagógicas con alto contenido emocional que pueden llegar a facilitar procesos de aprendizaje en niños. De esta manera, al entender el fenómeno cerebral, es posible realizar aplicaciones de conocimiento con contenido científico en situaciones educativas, clínicas o en diferentes contextos que lo requieran.

El trabajo realizado con las ratas durante la investigación se dio bajo estándares éticos en cuidado animal para evitar sufrimiento. Así, a partir de protocolos particulares se realizó un análisis comportamental que permitió entender la conducta de la rata con base en el funcionamiento de su cerebro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*