Indígenas americanos: historias milenarias para ver

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

antro

02 de septiembre de 2015

Bogotá D. C., sep. 02 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Mientras una antropóloga colombiana documenta la lucha por el territorio de una comunidad nasa (Cauca), uno de sus pares académicos en México lucha por el reconocimiento de los indígenas de su país como soportes de la biodiversidad y la cultura.

En el 2005, la profesora Myriam Jimeno, del Departamento de Antropología de la U.N. Sede Bogotá, en compañía de los entonces estudiantes Ángela Castillo y Daniel Varela, inició una investigación que buscaba indagar los mecanismos que posee una determinada comunidad para sobreponerse al asesinato de sus familiares y vecinos, y al posterior abandono forzoso de sus tierras.

Esta indagación los llevó a encontrarse con una comunidad nasa, compuesta por 56 familias que habitaban en un paraje remoto ubicado entre los departamentos del Cauca y el Valle del Cauca, y que fueron desplazadas hacia un campamento de refugiados en cercanías del municipio de Santander de Quilichao.

Sin embargo, pasado el tiempo, este grupo poblacional se rehusó a regresar a su asentamiento anterior, a orillas del río Naya, situación que generó un proceso de apropiación de un nuevo territorio, en cercanías de Popayán.

En otro escenario, con cerca de treinta años “trabajando y caminando”, según sus propias palabras, el geógrafo y antropólogo mexicano Narciso Barrera Bassols también centra sus estudios en la relación de los pueblos indígenas y el territorio, pero no como una salida a un entorno de conflicto, sino como salvaguarda del bienestar del planeta.

“Mi interés ha sido tratar de entender las lógicas que tienen estos pueblos indígenas, campesinos y afro (…) en relación con su naturaleza circundante, es decir, con sus territorios”, expresa el experto.

Su larga experiencia lo lleva a asegurar que estos pueblos concentran el grueso de la biodiversidad a nivel global y de la diversidad cultural, en términos de las lenguas que se hablan actualmente en el planeta. Ellos son los alveolos pulmonares más sanos, en un planeta con cáncer terminal o en situación de metástasis.

Para conocer más sobre qué mecanismos culturales utilizaron las familias de la comunidad nasa para fundar su nuevo asentamiento y por qué para Narciso Barrera los pueblos indígenas mantienen viva la riqueza de nuestro planeta, visite Metacampus, la plataforma web de la Universidad Nacional de Colombia consagrada a la divulgación del conocimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*