No es testarudez, es extremo convencimiento

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

poeta2

26 de agosto de 2015

– Sabersinfin –

“Estoy completamente convencido
 de que nada puede parar una dosis
de certeza con mucho trabajo detrás”
Abel Pérez Rojas

Sólo el extremo convencimiento -que injustamente puede tildarse de testarudez- es lo que hace posible que los proyectos nobles salgan adelante.

No basta con llevar a los hechos lo que se ha planeado. Ni es suficiente con contagiar nuestro entusiasmo a otros.

Es preciso estar dispuesto a levantarse las veces que sea necesario y a corregir una y otra vez para sacar a flote por lo que hemos luchado.

La combinación de los ingredientes anteriores, en una brecha de tiempo que se vaya prolongando, es lo que da credibilidad a nuestros sueños transformados en proyectos y éstos en programas y acciones. La historia está llena de casos que lo demuestran.

Al respecto, hace poco tuve la oportunidad de conversar con la poeta Elvira Mora Mora, quien desde el año 2013 se ha echado sobre los hombros la organización del Encuentro Internacional Mujeres Poetas en la Cuenca del Papaloapan (EIMPCP).

Elvira me dice que el encuentro que organiza no es sólo la ocasión para que las asistentes compartan su obra y de esta manera reciban la retroalimentación de sus colegas y del público, sino que se ha propuesto ir más allá.

Cuatro vertientes cubre el encuentro: el fomento de la lectura y la creación literaria en escuelas de la región, la promoción del ecoturismo de la zona, por ejemplo en San Mateo Yetla, Oaxaca –sede del Primer Encuentro-, la promoción de las artesanías del lugar y, para rematar, la publicación de una antología conmemorativa con la obra de las asistentes.

En el caso de Mora Mora, esa determinación de la cual le he hablado hizo posible que en la primera edición del EIMPCP acudieran poetas de Islas Canarias, Rumanía, Argentina, Estados Unidos, Rusia, Brasil, El Salvador, Nicaragua, Colombia y de varios estados de nuestro país.

Brasil, Honduras, El Salvador, Francia, Estados Unidos y, por supuesto, México, tuvieron representantes en la segunda edición.

Dice Elvira que esto es posible gracias al concurso de todos, ese conjunto que se consolida desde los modestos agentes municipales, regidores o presidentes; diversas organizaciones no gubernamentales y por supuesto las propias participantes.

De tal manera que cualquier situación no prevista pueda ser resuelta por el esfuerzo extra del colectivo o por sus ahorros personales, en este año Elvira y el equipo que se ha ido integrando llevarán a cabo este año el Tercer EIMPCP.

Este año, del 26 al 31 de octubre y teniendo como sede San Mateo Yetla, Oaxaca y como subsedes a Valle Nacional, San Pedro Ixcatlán, San Bartolo, Tuxtepec y tal vez  Otatitlán, Veracruz, nuevamente se hará posible que el talento y la presencia de poetas provenientes de: Islas Canarias, Colombia, Estados Unidos, El Salvador, Brasil, Chile y varios estados de México, se reúnan en esas cálidas tierras.

Por supuesto que en su momento le platicaré más del Tercer EIMPCP, pero por ahora estará de acuerdo conmigo que éste es un claro ejemplo presente de cómo, sin ser testarudez, el extremo convencimiento de Mora Mora  ha hecho posible todo esto.

Ejemplar ¿verdad?

*Imagen: paraypormujeres.files.wordpress.com

Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es doctor en Educación Permanente. Dirige:Sabersinfin.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*