Perforación petrolera marina induce muerte de corales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

23 de junio de 2015

mar2

Bogotá D. C., jun. 23 de 2015 – Agencia de Noticias UN- La filtración de lodos utilizados en los equipos de perforación petrolera en el mar puede inducir la muerte celular de los corales, causar parálisis en sus pólipos y pérdida de elasticidad en sus tejidos.

El Grupo de Inmunología Evolutiva de la U.N. se aproximó al problema de la citotoxicidad en nidarios (grupo que incluye corales y otros organismos) para identificar el cambio celular y molecular como consecuencia de la exposición a estas sustancias.

El derrame de crudo no es el único riesgo que trae la exploración y explotación petrolera costa fuera (off shore). Las plataformas perforan el suelo marino por medio de brocas a las que se les aplican unos lodos que evitan el enfriamiento y el colapso del agujero que se va formando.

Dichos materiales están compuestos por dispersantes, emulsificantes, barita, cadmio, cromo, mercurio, cobre, zinc y aditivos ferro-cromo-ligno-sulfatados, entre otros.

A pesar de que se trata de sustancias recicladas, parte de ellas se pueden filtrar y salir de la perforación con los depósitos resultantes que brotan del suelo. Estos residuos se posan sobre animales cercanos a las exploraciones, entre ellos los corales, sobre los cuales causan efectos negativos.

Según Luis Fernando Cadavid, profesor del Departamento de Biología y del Instituto de Genética de la U.N., la exposición de los corales a estas sustancias disminuye su tasa de crecimiento, aumenta el consumo de oxígeno, reduce el número de pólipos e incrementa su morbilidad.

Esta situación fue evidenciada en los cayos de La Florida, en Estados Unidos, donde un estudio comprobó que la mortalidad de corales cercanos a las plataformas aumenta dentro de las primeras 65 horas de contacto con los lodos, a una concentración de 1 mililitro por litro de agua marina. Así, los corales presentan retracción de sus tejidos y pérdida de las microalgas, que tienen la función de hacer fotosíntesis y proveer energía.

“El estudio demuestra una serie de fenómenos asociados a los lodos de perforación petrolera; sin embargo, el sustento científico a nivel celular y molecular no ha sido profundizado”, afirma el profesor Cadavid.

En Colombia, actualmente se perfora, en fase de exploración, el pozo Kronos 1 A, localizado en la Costa Atlántica colombiana, Cuenca Sinú Offshore. Según la Agencia Nacional de Hidrocarburos, esta perforación se hace con barcos, no en plataforma.

La entidad explicó que los lodos utilizados están constituidos por una mezcla de agua con algunas arcillas naturales y otros aditivos. Existen también lodos con base sintética, que se pueden reutilizar tantas veces como sea posible.

Durante la perforación exploratoria, los lodos utilizados se hacen circular hacia la superficie, explicó la entidad, al precisar que a la fecha no existe trámite en curso para la adjudicación de nuevas áreas off shore en el país.

Observación virtual

Para el estudio, se elaboró un cultivo de Hydractinia symbiolongicarpus (especie de coral) en acuarios de laboratorio con agua marina artificial. Así se creó un modelo en el que los organismos se sometieron a una concentración establecida de lodos.

Posteriormente, se aislaron por separado las proteínas y el RNA (ácido ribonucleico), en tiempos distintos: 1, 3, 6, 12, 24 y 48 horas.

Con la extracción de las proteínas se realizó un proceso de proteómica comparativa, que consiste en aislarlas, marcarlas y correrlas en un gel de poliacrilamida (matriz porosa a través de la cual migran las proteínas), para que de manera virtual se pudieran observar en forma de puntos verdes, rojos y amarillos.

De esta forma, se comparó un control no tratado con una muestra tratada con lodo de perforación petrolera. Cada una de ellas estaba marcada con fluorocromos, sustancias que se unen a la proteína y emiten fluorescencia de distinto color.

El color verde indica que la proteína está sobreexpresada, es decir, se encuentra en mayor cantidad en aquellos individuos expuestos a los lodos; mientras que el color rojo muestra que no hay sobreexpresión; y el amarillo, que hay una unión de las dos.

Según el experto, este análisis global se hace con muchas proteínas, pero el estudio se concentró en cuatro grupos de las sobreexpresadas. Se trata de las proteínas reguladoras, las del citoesqueleto (andamiaje interno de las células que les da su forma y movilidad) y otras que se involucran en el equilibrio de oxidorreducción y que mantienen estable la producción y eliminación de especies reactivas de oxígeno (iones tóxicos derivados de oxígeno).

“Hemos observado que los lodos tienen un efecto sobre el equilibrio de la oxidorreducción en las células del coral, que trae como consecuencia la inducción de muerte celular y el daño en el RNA y en las membranas celulares”, dijo el profesor Cadavid

Los resultados de las pruebas de laboratorio
demuestran que la exposición de corales al 100 % de concentración del lodo les causa la muerte. En cuanto a la concentración de uno a uno, el experimento determinó una alteración funcional y la muerte después de tres días.

Sin embargo, si el organismo que se encuentra expuesto a esta concentración es retirado antes de 48 horas, es posible lograr su recuperación.

El trabajo confirma que no solo los derrames de hidrocarburos pueden tener un efecto tóxico en ecosistemas marinos, sino que los lodos de perforación también influyen en su destrucción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*