Cuarto de juegos mejora interacción con niños autistas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

cuarto

04 de junio de 2015

Palmira, jun. 04 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Este espacio, también conocido como playroom, cuenta con objetos terapéuticos diseñados para la interacción entre el terapeuta y el niño autista. El diseñado en la U.N. Sede Palmira ha sido bautizado con el nombre de Luz Verde.

La propuesta de Antonio José Henao, estudiante de Diseño Industrial,  está conformada por una estructura central con piso modular y almohadas que pueden disponerse de diversas formas, para generar espacios cambiantes con el objetivo de darle la idea al niño de que se encuentra en un lugar diferente cada vez.

Está elaborado de materiales resistentes, sólidos y no perjudiciales para el usuario. Así, la estructura central está hecha de madera y recubierta con EVA o etilenvinilacetato, un polímero  que brinda suavidad y flexibilidad.

El piso modular está hecho de espuma anaranjada suave y permite al terapeuta acoplarlo al espacio de cualquier habitación. En el caso de las almohadas, fueron elaboradas de espuma, recubiertas de una tela que es fácil de quitar y lavar. El diseñador las hizo cúbicas, triangulares y redondas, con el objetivo de que sirvan para construir túneles u obstáculos para el entretenimiento del niño.

Para desarrollar su propuesta, Henao buscó la asesoría de una fundación de niños autistas en Cali. Allí le explicaron las necesidades y requerimientos de los terapeutas con los niños. De este contacto resultó el proyecto Luz Verde.

“El motivo del nombre es porque “Luz verde” es un término que usan los terapeutas cuando han generado interacción o conexión con el niño. Por ejemplo, si el profesional comienza a realizar una actividad como jugar con un cubo y el niño muestra interés en realizarla, se habrá creado una conexión. Una vez lograda se inicia la terapia de aprendizaje para mejorar la comunicación verbal,  la no verba y la capacidad atencional interactiva de los niños”, explica el estudiante.

Precisamente, fueron los terapeutas de esta fundación los encargados de poner a prueba el cuarto de juegos. La experiencia arrojó excelentes resultados. Seguramente esta propuesta se convertirá en una herramienta esencial para el desarrollo social del niño autista.

Para el estudiante Antonio Henao, este proyecto es el inicio de muchos otros, ya que quiere vincular el diseño a muchas necesidades en el ámbito psicológico.

Aunque en el país no hay cifras oficiales, en el mundo se habla de que por lo menos una de cada 150 personas es autista, según cifras de la ONU.

Este proyecto de grado fue uno de los realizados dentro de la línea de Factor Humano del Grupo de Investigación Ergonomía y Sustentabilidad, del Departamento de Diseño Industrial de la U.N. Sede Palmira.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*