Crean modelo para medir infiltraciones de agua en túneles

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

tunel

08 de abril de 2015

Bogotá D. C., abr. 08 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Tun Water Flow es la nueva herramienta desarrollada por investigadores de la Facultad de Ingeniería de la U.N., que permite estimar los caudales de infiltración de agua al interior de túneles, a medida que avanza la excavación.

Este modelo numérico, que se está probando con los datos de excavación del túnel de La Línea, entre Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), ha mostrado su efectividad, según el profesor de la Facultad de Ingeniería y director curricular de Ingeniería Civil y Agrícola, Leonardo David Donado Garzón.

Luis Camilo Suescún, estudiante de Maestría en Ingeniería de Recursos Hidráulicos de la U.N., es el creador de esta herramienta matemática con la que se obtienen predicciones y se puede calibrar el flujo de infiltración.

Con el modelo se han determinado, a medida que avanza la perforación, las diferentes formaciones geológicas y la cantidad de agua que se puede extraer de estas, lo que ha permitido minimizar el total del líquido que se filtra en la obra.

“Es un modelo predictivo para los métodos constructivos y para tomar medidas preventivas, como permeabilizar el terreno y las rocas para evitar las filtraciones”, explicó el profesor Donado, al afirmar que así se obtiene un mejor rendimiento en el trabajo, además de beneficios ambientales y económicos.

El desarrollo se logró gracias al estudio que viene adelantando el Grupo de Investigación en Ingeniería de Recursos Hídricos de la U.N. (GIREH) sobre la influencia que tienen las obras civiles en los medios naturales, especialmente en los hidrosistemas enfocados en el agua subterránea.

Este grupo ha venido trabajando desde el 2009, cuando realizó un estudio para el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ante la novedad del impacto generado por la construcción del túnel de la Línea, en el que no esperaba que se filtrara tanta agua.

Desde ese momento se comenzó una alianza con el Instituto Nacional de Vías (Invías) y el Banco de Desarrollo de América Latina para estudiar el macizo rocoso del túnel, un complejo fracturado que se ubica en uno de los sistemas de fallas geológicas más grandes del país, el Romeral.

En consecuencia, se pudo evidenciar que la obra causó un descenso de los niveles del agua al interior del macizo. Por tal razón, las quebradas que nacían a mayores alturas hoy brotan en terrenos más bajos, lo que genera alteraciones paisajísticas e impactos sociales locales.

“Replanteamos el modelo conceptual del macizo e identificamos que hay una conexión entre el agua superficial y la subterránea, que generó impactos ambientales en las superficiales”, resaltó el experto.

También explicó que dentro de todo este trabajo, actualmente se están realizando perforaciones desde el túnel para observar las propiedades hidráulicas de la roca.

Todo esto se da con el fin de tener una prospectiva de lo que pasaría en el frente de construcción del segundo túnel, que se proyecta dentro de las vías 4G y que constituirá una segunda calzada.

“Lo que quiere el Invías es mejorar el conocimiento para no repetir errores del pasado y tener mejores prácticas constructivas con el otro túnel”, aseguró el profesor.

Agregó que se ha generado un conocimiento avanzado del macizo con el que se podrán tomar mejores decisiones a futuro, en la construcción de las vías requeridas para el desarrollo del país.

Estas investigaciones fueron presentadas en el marco de la jornada de la Quinta Semana del Agua, estudio de los recursos hídricos superficiales y subterráneos en Colombia, que se llevará a cabo hasta el próximo 9 de abril en la U.N.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*