Adaptación al cambio aumentaría competitividad de Colombia.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
9 de Octubre del 2012
Ante las oportunidades que se abren para el país con los tratados de libre comercio, solo parece haber una opción para reaccionar adecuadamente: tener gente dispuesta al cambio.
Que los colombianos tengan habilidad para adaptarse y una personalidad que actúe rápido frente a las transformaciones, favorece su desarrollo profesional y podría ser un motor interesante para el crecimiento del país.
“Es una competencia personal definitiva para generar una fortaleza nacional”, explicó Rocío Fierro Franco, docente de las universidades Javeriana y Externado de Colombia, conferencista internacional y experta empresarial, quien dictó la charla “Cambias o te extingues”, durante el Seminario de Ingeniería Química en la UN.
El rezago del país, en este sentido, se refleja claramente en cifras. Según el índice del Foro Económico Mundial, mientras que Colombia ocupa el puesto 85 (entre 144 países) en calidad de las instituciones de investigación científica, Costa Rica –el primer país latinoamericano en aparecer en el ranking– está en el puesto 33.
En cuanto al gasto de las compañías en investigación y desarrollo Colombia está en el puesto 69, mientras que Panamá –el primer país latinoamericano de la lista– ocupa el 34.
Otro factor que representa un indicativo de esa necesidad de adaptarse, trabajar en equipo y lograr desarrollos, es la colaboración de universidades e industria en investigación y desarrollo. En el ranking mencionado, Colombia aparece de 47 en ese aspecto, mientras que Puerto Rico está en el 32 y Costa Rica en el 36.
“La habilidad de adaptarse al cambio y de generarlos es una competencia clave para todo”, aseguró Fierro Franco, quien anotó además, que las personas se pierden de muchas oportunidades porque no tienen la capacidad de reaccionar para adaptarse a lo nuevo, a lo irremediable, o para generar el cambio porque hoy en el mundo empresarial, hay que vivir en la función permanente de crear.
“Los cambios suceden con o sin nosotros, así que al que quiera que la cosa pase con él, no le queda otro remedio que adaptarse. No tenemos flexibilizado nuestro cerebro, entonces nos cuesta trabajo asumir otras posibilidades”, aseguró.
Para ser más aptos al cambio, Fierro Franco recomendó entrenar el cerebro. “Si siempre se hacen las cosas de la misma manera todos los días, el cerebro solo tiene algunos surcos entrenados y de los 100 mil millones de neuronas con las que nacemos solo se usa un mínimo”, precisó.
Hay que hacer las cosas de manera distinta, salirse de la rutina, levantarse de la cama por un lado distinto al habitual, vestirse de otro color y, en general, hacer cambios a la rutina que vuelve a los seres humanos sistemáticos y predecibles.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La habilidad de adaptarse al cambio y de generarlo es una competencia clave en todos los campos.

La habilidad de adaptarse al cambio y de generarlo es una competencia clave en todos los campos.

9 de Octubre del 2012

Ante las oportunidades que se abren para el país con los tratados de libre comercio, solo parece haber una opción para reaccionar adecuadamente: tener gente dispuesta al cambio.

Que los colombianos tengan habilidad para adaptarse y una personalidad que actúe rápido frente a las transformaciones, favorece su desarrollo profesional y podría ser un motor interesante para el crecimiento del país.

“Es una competencia personal definitiva para generar una fortaleza nacional”, explicó Rocío Fierro Franco, docente de las universidades Javeriana y Externado de Colombia, conferencista internacional y experta empresarial, quien dictó la charla “Cambias o te extingues”, durante el Seminario de Ingeniería Química en la UN.

El rezago del país, en este sentido, se refleja claramente en cifras. Según el índice del Foro Económico Mundial, mientras que Colombia ocupa el puesto 85 (entre 144 países) en calidad de las instituciones de investigación científica, Costa Rica –el primer país latinoamericano en aparecer en el ranking– está en el puesto 33.

En cuanto al gasto de las compañías en investigación y desarrollo Colombia está en el puesto 69, mientras que Panamá –el primer país latinoamericano de la lista– ocupa el 34.

Otro factor que representa un indicativo de esa necesidad de adaptarse, trabajar en equipo y lograr desarrollos, es la colaboración de universidades e industria en investigación y desarrollo. En el ranking mencionado, Colombia aparece de 47 en ese aspecto, mientras que Puerto Rico está en el 32 y Costa Rica en el 36.

“La habilidad de adaptarse al cambio y de generarlos es una competencia clave para todo”, aseguró Fierro Franco, quien anotó además, que las personas se pierden de muchas oportunidades porque no tienen la capacidad de reaccionar para adaptarse a lo nuevo, a lo irremediable, o para generar el cambio porque hoy en el mundo empresarial, hay que vivir en la función permanente de crear.

“Los cambios suceden con o sin nosotros, así que al que quiera que la cosa pase con él, no le queda otro remedio que adaptarse. No tenemos flexibilizado nuestro cerebro, entonces nos cuesta trabajo asumir otras posibilidades”, aseguró.

Para ser más aptos al cambio, Fierro Franco recomendó entrenar el cerebro. “Si siempre se hacen las cosas de la misma manera todos los días, el cerebro solo tiene algunos surcos entrenados y de los 100 mil millones de neuronas con las que nacemos solo se usa un mínimo”, precisó.

Hay que hacer las cosas de manera distinta, salirse de la rutina, levantarse de la cama por un lado distinto al habitual, vestirse de otro color y, en general, hacer cambios a la rutina que vuelve a los seres humanos sistemáticos y predecibles.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*