MIT premia localizador de rayos creado en la UN

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 Una de la razones del jurado para otorgar el premio es que el proyecto pasó del laboratorio a una aplicación práctica y real.
Una de la razones del jurado para otorgar el premio es que el proyecto pasó del laboratorio a una aplicación práctica y real.

08 de Agosto de 2012

El Instituto Tecnológico de Massachusetts destacó el proyecto de innovación de Daniel Aranguren, doctor en Ingeniería de la UN, el cual es fiable en un 90% y cubre el 70% del país.

Este trabajo de ingeniería, al que se ha dedicado durante más de ocho años, combina la localización de los rayos y la medición del campo electrostático, mediante un análisis inteligente, con el fin de predecir tormentas eléctricas.

Las razones, según Aranguren, dadas por el jurado de la prestigiosa universidad estadounidense, obedecen, por una parte, a que el proyecto pasó del laboratorio de la Universidad a una aplicación práctica y real; y, de otro, a que valoraron que el ingeniero haya logrado avanzar en sus estudios, es decir, en su formación como magíster y doctor, así como la experiencia y el intercambio de conocimientos conseguidos con sus pares en Europa. “Desarrollo tecnológico nacional y transferencia tecnológica”, dice.

Finalmente, tuvieron en cuenta la responsabilidad social que hace parte de la esencia del proyecto. “Pensamos atacar la problemática de muerte de personas por rayos en el país, cuyas principales víctimas son campesinos y soldados”, cuenta.

Por eso, en la actualidad, el proyecto incluye alianzas con emisoras de radio. La idea es que apenas registren alguna alerta en su sistema –que es un mapa de Colombia–, la trasmitan en tiempo real a los locutores y periodistas de las cadenas radiales regionales, a través de mensajes de texto y correo electrónico.

Como ejemplo, cita el caso de Furatena, emisora que tiene como principales oyentes a los campesinos del los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Santander, unos 26 municipios.

El premio

El TR35 Colombia (Technology Review 35) es un premio para diez innovadores menores de 35 años del país, quienes con su esfuerzo enfrentan problemas de manera transformadora. Una convocatoria que ha pasado por España y Estados Unidos un par de veces, y que es la primera vez que se hace en Latinoamérica y en Colombia.

El investigador asegura que es un reconocimiento importante. Sin embargo, afirma que es un trabajo que empezó en la UN hace más de treinta años. “En condiciones difíciles, se lograron establecer grupos de investigación de la talla del Sistema Colombiano de Información de Tormentas Eléctricas (SCITE) de la UN, en donde tengo el privilegio de recoger los frutos de una labor de largo aliento”.

Reitera que es un orgullo poder ver que las líneas de investigación de la UN obtienen resultados tan relevantes. “Es mostrar, por medio de ese premio TR35, que hay innovación real que sale de la universidad pública colombiana. Eso es enorme”, afirma.

Antecedentes

Aranguren, de treinta años, actualmente integra el SCITE y lidera una empresa privada dedica a predecir tormentas eléctricas. Cuenta que terminó el pregrado en 2004 y que su tesis fue construir un primer dispositivo para medirlas. Vinculado a la UN, adelantó la Maestría en Alta Tensión.

“En ese momento, el proyecto ya no era un prototipo, sino un trabajo de redes que pusimos en su momento en los campus de la UN en Bogotá, Medellín y Manizales. Y, adicionalmente, otra red en el norte de Cundinamarca, directamente con Codensa, para reducir las fallas de las líneas. Estas ya eran cuatro y cinco sensores que cubrían una ciudad completa y que permitían observar las tormentas en cualquier parte de la ciudad”, recuerda.

El investigador cursó luego los estudios de Doctorado en Ingeniería en la UN y uno similar en la Universidad Politécnica de Cataluña (España). Dice que en esta última hizo contacto con un grupo de investigación en Alemania que trabajaba también el tema de predicción de tormentas eléctricas.

“Ellos tenían unos equipos de mayor rango de detección, con características diferentes, de tal modo que eran complementarios. Entonces se hizo una alianza. Así, se importó dicha tecnología. En este momento, prácticamente, se está cubriendo la totalidad del país con sistemas de monitoreo de tormentas de eficiencia alta y muy alta de localización de rayos”, asegura.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*