Category Archives: física

Nariz electrónica mide gases del suelo

 
facebooktwittergoogle_plusmail

21 de marzo de 2017

MEDELLÍN, 21 de marzo de 2017 — Agencia de Noticias UN-

El sistema, denominado Senose, está dispuesto en un recipiente de 15 centímetros de largo, 10 de ancho y cinco de profundidad. Allí se introducen las muestras de suelo que se analizan sin generar contaminación, como ocurre con métodos tradicionales que utilizan compuestos químicos. Continue reading

De la gallinaza obtienen compuesto para la industria cosmética y agropecuaria

 
facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 28 de enero de 2017 — Agencia de Noticias UN-

El abono procesado biológicamente a partir de los excrementos de las gallinas ponedoras, o gallinaza compostada, mejora en un 90 % la producción de ácido láctico en comparación con el extracto de levadura, que normalmente se usa en dicho proceso, explica Jhon Jairo Aragón Arias, magíster en Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.). Continue reading

Investigador mexicano crea motor microscópico de vapor

 
facebooktwittergoogle_plusmail
En el Laboratorio de Óptica Aplicada de la UNAM, Pedro A. Quinto desarrolló su motor microscópico que, supone, es el más pequeño en el mundo que funciona con expansión de gas.

En el Laboratorio de Óptica Aplicada de la UNAM, Pedro A. Quinto desarrolló su motor microscópico que, supone, es el más pequeño en el mundo que funciona con expansión de gas.

Crea investigador de la UNAM motor microscópico de vapor

• El desarrollo de Pedro A. Quinto Su, investigador del ICN, es un pequeño artefacto que opera con luz. Es similar a un motor de pistón y consta de una esfera de entre una y tres micras de diámetro, que se mueve dentro de un rayo láser
• La innovación fue publicada en la revista Nature Communications Continue reading

Crean método para extraer iones de metales pesados de la sangre

 
facebooktwittergoogle_plusmail

bateria

12 de marzo de 2015

Con cierta frecuencia, los bebés y niños pequeños chupan y tragan pilas desechables, que llegan a su organismo con cantidades dañinas de metales pesados como plomo, cadmio o mercurio.

Para extraer de la sangre esos metales tóxicos, José Rogelio Rodríguez Talavera, doctor en física y jefe del Departamento de Ingeniería Molecular de Materiales del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA) de la UNAM, ha desarrollado un método que, a nivel experimental, funciona a partir de una propuesta sencilla.

“La idea vino de una estudiante de licenciatura que trabaja en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a donde eventualmente llegan niños que se han comido una pila y se intoxican con plomo, cadmio o mercurio”, explicó.

En el hospital los médicos utilizan unas pinzas químicas llamadas quelantes, que forman complejos con iones de metales pesados, pero no los sacan del organismo, así que se quedan ahí por mucho tiempo y pueden tener consecuencias desastrosas, como envenenar al organismo.

Deflexión y extracción

Para resolver el problema, Rodríguez Talavera recurrió a un proceso llamado deflexión por campos magnéticos, que reúne y desvía los iones metálicos hacia un sitio, del cual posteriormente se pueden extraer.

“Existe un problema en física que consiste en que al haber cargas y un campo magnético producido por un imán, aquéllas se mueven hacia un lado, es decir, se deflectan. De ahí viene la idea: si se deflectan, los iones se concentran y ya reunidos pueden sacarse del organismo”, explicó.

En la primera fase de experimentación, el físico y sus colaboradores instalaron una celda con agua a la que añadieron plomo y un campo magnético intenso generado por unos imanes.

“El campo magnético deflectó los iones de plomo hacia un lado de la celda y los sacamos con una jeringa. Después esperamos un tiempo, siguió fluyendo el proceso, repetimos el procedimiento y así removimos los metales pesados. Si no ponemos el campo no se concentran los iones y tendríamos que hacer muchas extracciones para poder removerlos”, precisó.

Con este método, los científicos prácticamente duplicaron la concentración de iones extraídos, lo que redujo significativamente el número de veces que se hizo la extracción. “También se deflectan los iones ligeros, provenientes de calcio o sodio, pero esos se pueden recuperar fácilmente al beber electrolitos”.

El método no es doloroso ni invasivo. “El paciente no sentirá nada. Sólo se pone una manguerita, pasa por el campo magnético y sale con los metales. La extracción se puede hacer cada dos o tres minutos. Nuestro cálculo es que con tres o cuatro sesiones de un par de horas se reduce considerablemente la concentración de los iones de metales pesados”, dijo.

Pruebas en sangre

El método funciona bien a nivel laboratorio, pero falta probarlo en otras etapas, primero con un modelo animal y luego con seres humanos. “El proyecto experimental se terminó hace dos meses y ya se envió a publicación, ahora se harán las pruebas en sangre y luego en un paciente, que será primero un ratón o rata”, aclaró.

Al ingerir por accidente cantidades considerables de iones metálicos, éstos van al torrente sanguíneo, de donde se distribuyen al organismo y causan problemas severos de salud. “Ahí es donde este método puede ser implementado y ayudar a la recuperación del paciente”, destacó Rodríguez Talavera, quien en este mes comenzará a trabajar con modelos animales para avanzar en las pruebas.

Créditos: dgcs/UNAM/094/15

Con estaño, se busca resolver enigma del núcleo atómico

 
facebooktwittergoogle_plusmail

soldador

23 de febrero de 2015

Bogotá D. C., feb. 23 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Una de las incógnitas que siempre han inquietado a los físicos es por qué la fuerza nuclear mantiene unidos a los protones y neutrones dentro del núcleo del átomo. Un experimento con estaño, busca la respuesta.

“Queremos coger todas las variedades de estaño, acelerarlas e impactarlas contra una lámina de carbono, para analizar si, dependiendo de la radiación emanada, se puede obtener información sobre la distribución de las corrientes de protones y neutrones”, explica Diego Torres, profesor asociado del Departamento de Física de la Universidad Nacional.

Además, se aprovechará esta experiencia para evaluar si se pueden formar nuevos núcleos y distribuir neutrones y protones dentro de este.

Además del profesor Torres, en la investigación se encuentran involucrados estudiantes de maestría y un futuro alumno de doctorado de la U.N., quienes trabajarán en conjunto con las universidades de Rutgers y de São Paulo.

Hay que recordar que el núcleo está formado por neutrones y protones, por lo cual dentro de la investigación también será importante conocer cómo esta unión de partículas determina la estabilidad del átomo.

Lo anterior se puede hacer a través de una propiedad conocida como ‘momentos magnéticos’, que señalan cómo se mueven los protones y neutrones dentro del núcleo.

El estaño es un elemento muy conocido, pues se utiliza para soldar artefactos electrónicos. Químicamente es un material muy bueno y abundante.

Para el experimento, se tomará el núcleo de este elemento, que tiene 50 protones, cantidad que hace que sea muy estable.

El profesor Torres recuerda que existen diez isótopos de estaño estable. Los isotopos son un conjunto de elementos que tienen la misma cantidad de protones, pero diferentes neutrones.

Entonces, por ejemplo, el estaño tiene 50 protones, pero uno de sus isótopos, el estaño 112, tiene 50 protones y 62 neutrones. “Químicamente son los mismos, la única diferencia es la abundancia isotópica”, expresa el científico, quien agrega que el más abundante es el estaño 120.

“La pregunta detrás de todo esto es cómo hacen los neutrones para acomodarse dentro de los estaños y cómo se distribuyen y giran dentro del mismo”, sostiene.

De esta manera, se quiere averiguar la forma en que los protones y los neutrones forman núcleos estables y su comportamiento dentro de la materia.

El experimento se realizará en abril en la Universidad de Berkeley, Estados Unidos.

Aunque se trata de una investigación básica, los estudiantes que participan en este trabajo van a salir altamente capacitados en instrumentación nuclear, útil en campos como la radioprotección en hospitales.